¿Redes sociales o tiendas online?

Redes sociales tiendas online Facebook

La obsesión por vender en redes sociales es algo inherente a la gran mayoría de marcas. Si os dedicáis al mundo del marketing online, ya sea marketing en redes sociales o marketing de contenidos, seguro que os habéis topado más de una vez con el cliente “al uso” que quiere vender en Facebook, vender en Twitter o vender en Instagram.

Al principio, cuando hacía mis presupuestos para los clientes de Mandarina Creativos, siempre incluía una nota al pie que decía algo así como que las redes sociales, para las empresas, no tienen que considerarse un canal de venta directa de productos y servicios, sino que el objetivo de estos canales de comunicación va mucho más allá de la simple y pura venta directa. Está claro que nos van a ayudar a vender, pero no será fácil dar con el retorno directo de un post en Facebook. Se puede saber cómo ha funcionado un enlace, sí, pero por el camino nos dejaremos muchas ventas cuyo awareness ha empezado en Social Media pero que no se han ejecutado en la misma sesión. Pero eso es otra historia y tampoco quiero andarme por la ramas.

Notad que he dicho “al principio”. No, ya no la incluyo. ¿Por qué? Pues porque realmente sí que se puede vender por Facebook y otras redes sociales como Twitter y Pinterest. No se puede (o no se podía) hacer venta directa en redes sociales, (clico y compro) pero sí podemos conseguir llamar la atención de los consumidores en estas redes para atraerlos hacia nuestra web y hacer que, “una vez en casa”, compren. El proceso de compra empieza en las redes y se materializa en nuestra web. Not too bad, ¿verdad? Algo es algo.

Fijaos como, cuando me he referido a vender, he nombrado redes sociales como Facebook, Twitter y Pinterest, que recientemente ha añadido la funcionalidad de los Buyable pin, que son pins con llamada directa a la acción. Pero no he mencionado Instagram.

Instagram, esa red social propiedad de Facebook que trae de cabeza a retailers y otros negocios en lo que a venta directa se refiere.

Redes sociales tiendas online Instagram

¿Cuánto queda para poder vender en Instagram?…

La pregunta se la hacen multitud de directores de marketing y gerentes de pequeños negocios de consumo directo (sobre todo del sector de la moda). Su capacidad de deducción es clara: si podemos vender productos en Facebook, ¿por qué no podemos hacer lo mismo en Instagram? Seguro que a Mark Zuckerberg no le parecería mal. Pero, entonces, ¿POR QUÉ NO SE PUEDE? No se puede, pero se podrá.
…¿puedo ya? ¿y ahora?

No, todavía no. Pero Instagram ya ha anunciado en su blog oficial para empresas que antes de final de año podremos comprar directamente en Instagram. Entonces, pasaremos del “cómo vender en Facebook” al “cómo vender en Instagram”. Pero antes de poder vender en Instagram tenemos que poder anunciarnos en Instagram, pues irá de la mano. Me anuncio, ergo me vendo.

La publicidad en las redes sociales hace tiempo que es posible. De hecho, es la principal fuente de ingresos de estas plataformas. Ya podemos anunciarnos en Facebook, en Twitter, en Linkedin, en Pinterest… pero no en Instagram. Al menos no todos. Los Instagram Ads hace tiempo que están abiertos en determinados países y para determinadas marcas. Un selecto grupo elegido por Instagram directamente. Es decir: o eres VIP o no te puedes anunciar en Instagram. Pero esto va a cambiar en 2015.

Instagram abrirá, este año, la publicidad y la venta directa a las empresas. Ya ha anunciado que habrá diferentes formatos de anuncios, desde la foto promocionada clásica al carrusel de imágenes, pasando por el anuncio de acción directa, que es el que más interesa a muchos comerciantes. El ansiado botón de “Shop Now” estará disponible en breve en Instagram.

Vender online Instagram

Pero mientras esperamos que llegue nuestra oportunidad para vender en Instagram os enumeramos una serie de herramientas de terceros que ya hacen posible la venta a través de Instagram. Aunque la mayoría de ellas implican registros o bastantes pasos que alargan el proceso de compra, siempre son una buena opción para vender en esta red social de fotografía: Chirpify, Soldise, Like2Buy o Liketoknow.it son algunas de las plataformas que ya nos permiten comprar y vender en Instagram.

Pero… ¿deben ser tiendas online las redes sociales?

Hace unos años me enseñaron en un curso una entrevista de Eduard Punset a James Fowler, profesor de Ciencias del Comportamiento en la Universidad de California. Desde entonces, estoy enamorada del “auténtico” significado de “red social”. Entrecomillo el auténtico porque no me gusta llamar redes sociales a lo que en realidad son canales o medios para socializar, como Facebook, Twitter, Instagram, Linkedin y demás. Aquí estaríamos hablando de canales, mientras que lo que se establece a partir de las interacciones con lo demás en estos canales serían las “redes”. Pero eso es otro tema que seguramente daría para una tesis doctoral.

Os dejo con el vídeo, totalmente recomendable.

 

¿Y qué quiero decir con todo esto? (Oigo en mi cabeza a Pilar diciéndome que el post está muy bien, pero que me moje. Así que eso haré.)

Desde mi punto de vista, la tendencia de los canales sociales es a convertirse en tiendas online. La migración casi masiva de las personas hacia estos canales ha propiciado el interés por los mismos de casi todas las empresas del mundo. ¿Y qué quieren las empresas? Vender. Vale que puedan tener otros objetivos específicos, pero todos los caminos llevan a Roma. Pueden querer darse a conocer, pero la meta es vender. Pueden querer fidelizar, pero la meta es vender. Siempre. La señal más inequívoca es la inclusión, más o menos inmediata, de los botones de compra directa en medios como Twitter, Pinterest e Instagram, la última en implantar la publicidad.

En conclusión, creo que, a medio plazo, los medios sociales se convertirán en VERDADERAS tiendas online, en las que se podrá comprar in app. A corto plazo, están en ello. A largo plazo ya es otra historia. No estoy segura de verle futuro a estas plataformas como tiendas online. Bien porque el grueso de los usuarios no permitirá esta “invasión” de la privacidad y migrará a nuevos medios o, porque antes de la migración, los canales cambiarán de estrategia. Le veo futuro si, por ejemplo, la experiencia de “tienda online” no interfiere con la experiencia de “canal social”. Es decir: incítame a comprar si quiero consumir, pero déjame tranquilo si no quiero.

Está claro que las empresas buscan vender en Internet, y los medios sociales son plataformas ideales para hacerlo, ya que es donde estamos (casi) todos. Pero creo que se pierde el concepto de lo que querían ser, al menos en un inicio, estos canales: medios para establecer redes sociales. Y a la gente que estamos en Facebook, Twitter, Instagram, etc. nos gusta socializar; para eso estamos ahí. Me sienta muy mal, por ejemplo, que las empresas me etiqueten en fotos comerciales o me mencionen en “tuits spammers”. No estoy ahí como consumidora; estoy ahí como persona que quiere socializar. Y creo que, como yo, muchos. Aunque reconozco que me gusta estar informada de las novedades de las marcas que me gustan, pero porque yo elijo que sea así.

En Mandarina Creativos establecemos las estrategias de marketing online en este sentido: sin perder de vista el usuario y orientando toda la comunicación a su valor como persona, y no únicamente como consumidor.

Veremos en qué termina todo esto. Y ahora que yo ya he dejado mi opinión, esperamos las vuestras en el blog (más abajo lo encontraréis), en las redes sociales, por teléfono o tomando un café. Up to you.
¡ACTUALIZACIÓN! El “fin de año” anunciado por Instagram como fecha clave para la llegada de la publicidad a la famosa red social de fotografía se ha adelantado. ¡La publicidad en Instagram ya está aquí!

Los Instagram Ads ya se han abierto a todas las empresas que deseen utilizar la plataforma para anunciarse, aunque con una salvedad importante respecto a los Twitter Ads y los Facebook Ads: no podremos anunciarnos directamente en la red social, sino que tendremos que pasar por un Partner de Marketing de Facebook (léase un intermediario, que nos cobrará por ello). Es decir, que tendremos que contratar la publicidad en Instagram a un tercero, que podrá (o no) gestionar nuestra inversión publicitaria. En España, el Partner de Facebook con el que podremos contratar publicidad en Instagram esAdsmurai.

Ofrecen dos posibilidades: 1) ponen a disposición de las agencias o anunciantes un gestor propio de publicidad para que seamos nosotros quienes fijemos objetivos, segmentemos la audiencia y configuremos la campaña o 2) gestionan la campaña directamente, incluyendo fijación de objetivos, segmentación y optimización de la campaña.

¿Ya habéis probado los Instagram Ads? ¿Habéis visto (muchos) anuncios en vuestro timeline de Instagram? ¿Os resultan molestos? Veremos cómo evoluciona el comportamiento de los usuarios en la red social y qué resultados consiguen los anunciantes con sus campañas. Dicen desde el propio Instagram que los resultados son más que decentes. Veremos…
Aina M. Escalas
Especialista en Comunicación de Mandarina Creativos

Mandarina Brand Society
Mandarina Brand Society
Mandarina Brand Society Mandarina Brand Society