Cómo escribir el blog post perfecto

Escribir blog empresa letras

Una parte fundamental en la estrategia de contenidos de una empresa es su blog corporativo. Crear un blog nos permite nutrir la web periódicamente con nuevos contenidos, una decisión que a medio-largo plazo contribuirá de forma valiosísima a mejorar su posicionamiento en buscadores, además de reforzar valores de marca, experiencia y conocimiento, reputación, etc.

Pero, ¿cómo escribir correctamente un blog de empresa?. Escribir no siempre es tan fácil como parece. El pánico al folio en blanco es real, y lo que en tu cabeza tenía todo el sentido del mundo, de repente se convierte en una idea infantil y desorganizada y se convierte en la peor idea que has tenido nunca. Y no es verdad, pero esa sensación es la más normal cuando no estás acostumbrado a escribir.

Por eso, hoy queremos darte algunas pautas que te ayudarán a organizar tus ideas y te darán las claves para escribir un buen post para tu blog corporativo:

1. Entender a tu público objetivo y sus intereses

El primer paso y el más importante es saber para quién escribes. Un blog corporativo es para hablar de ti, de tu empresa y tus valores, PERO tiene que conectar con tu público objetivo y solventar alguna necesidad que tenga. Si no, nadie te leerá, tan sencillo como eso.

Por tanto, es clave conocer a tu público, saber cuáles son sus gustos y necesidades, su perfil demográfico, y sobre todo, SOBRE TODO, sus intereses. Así, no es lo mismo escribir un blog post para hombres de unos 50 años aficionados al ciclismo de carretera, que para chicos de 20 que buscan un destino de sol, playa y ocio nocturno.

2. Decide el tema

Una vez claros los intereses y necesidades, hay que decidir un tema que responda a esos intereses y que se adecue al contenido de tu blog.

Así, si por ejemplo escribes para un hotel al que normalmente va gente de mediana edad, probablemente sean de interés temas relacionados con el destino, como “5 excursiones por los pueblos más emblemáticos de X”, o quizás temas relacionados con el propio viaje, como “Qué meter en tu maleta para unas vacaciones perfectas”.

Si no se te ocurren temas, o te parecen muy típicos, puedes plantear un tema general, y a partir de ahí plantear un cambio de perspectiva, hablar de los pros y contras o hacer un listado de elementos relacionados. Eso sí, una vez elijas el tema, ponte en la piel de tu público, y plantéate si realmente buscarías ese contenido en internet.

En este punto, puedes plantear un primer título que te ayude a enfocar el tema que vas a desarrollar, aunque no tiene porque ser el título definitivo. Una vez termines tu redacción, cambialo y adecúalo para que avance exactamente lo que desarrolla el cuerpo.

3. Optimiza para SEO

Una vez tengas el tema decidido es el momento de seleccionar un grupo de palabras clave que deberás incluir en tu escrito. La búsqueda de palabras clave te dará ideas de cómo orientar el texto, y qué conceptos debes incluir si quieres ser encontrado.

Redactar blog empresa SEO posicionamiento

En realidad, este punto y la elección del tema están muy vinculados.

En muchas ocasiones, la elección de un tema u otro viene definido por los volúmenes de búsquedas que haya en un momento dado y en un mercado en concreto.

Por ejemplo, como hotel en Mallorca, durante el mes de julio puedo pensar que estamos en verano y que mis clientes pueden estar interesados en que les hable de las mejores playas de la isla para poder visitarlas. Es lo que profesionalmente llamamos un post con información de valor para el cliente final .

Pero no hay que olvidar que en verano muchas personas que buscan estancias más tranquilas en otoño comienzan a realizar búsquedas en Google sobre qué ver en la isla en esa época del año. Si mi objetivo comercial es llenar habitaciones, es también lógico pensar que mi blog debe proporcionarles el contenido que están buscando ahora para una estancia futura. Todo esta información se obtiene de auditoría SEO previa directamente relacionada con los objetivos comerciales y de negocio de la empresa en cuestión, y que nos indicará qué buscan nuestros clientes y cuándo lo hacen para que nosotros podamos servirlo en el blog en la fecha adecuada y así aparecer en los resultados de búsquedas cuando el cliente final teclee las keywords en Google. La estrategia SEO afecta directamente al calendario editorial del blog, tanto en la selección de temas como en las fechas de publicación de los post relacionados.

4. Haz un esquema

Una de las claves de un buen escrito es la continuidad de ideas y la coherencia. Hila las ideas para que una siga necesariamente a la siguiente, y que no queden sueltas. Para ello, antes de escribir debes organizar tus ideas y hacer un pequeño borrador con los puntos que vas a desarrollar y en el orden que lo vas a hacer.

Algunas partes que deben estar en tu texto sí o sí son:

Introducción: Esta debe ser clara y que enganche. Si el título es lo primero que atraerá la atención de tus lectores, lo segundo será la intro. Da un motivo por el que deban seguir leyendo y anticipa algo de lo que incluye el texto que les vaya a sorprender o ayudar.

Conclusión: Habla de lo que quieras en el cuerpo del texto, pero al final, vuelve sobre tus pasos, y demuestra que lo que has prometido en tu introducción lo has explicado, es decir, que el texto cumple con su misión. Esto, y sólo esto, dará a tu texto la credibilidad necesaria para que sea efectivo.

5. Escribe, escribe, escribe

La base del copywriting es que cada palabra que escribas te motive a leer la siguiente. Por ello escribe eficazmente y piensa que cada palabra cuenta.

Una recomendación es que escribas del tirón. Si tienes dudas o una palabra no te sale, pon un “xxxx” y luego te vendrá. Exponer sobre el papel (o la pantalla) lo que te vaya saliendo, es una de las mejores maneras de que el texto en global tenga coherencia y ritmo.

Escribir para blogs no es exactamente lo mismo que escribir un libro o una noticia de un periódico. No tiene que ser un texto literario lleno de figuras ni exclusivamente enunciativo, sino un artículo fácil de leer, práctico, útil y mejor si es en tono cercano. Para ello, es recomendable usar frases cortas y claras, evitar rellenos innecesarios o palabras rimbombantes. Eso sí, si puede ser divertido, todavía mejor; si sabes cómo enfocar ese tema desde un punto simpático, que caiga bien, hará más fácil que te quieran volver a leer.

Redactar blog empresa máquina escribir

6. Revisa lo escrito

Una vez esté todo sobre el papel, depura esas frases que del tirón han quedado demasiado largas o complicadas, y sobre todo, revisa faltas de ortografía y gramática. No hay nada que tenga menos credibilidad que un texto con faltas o mal escrito. Pasa el corrector si lo necesitas, y que no se te escape ni una tilde.

Asegúrate que cada frase está escrita de la forma más sencilla posible, sin dar vueltas sobre lo mismo, sin paja. Directas al grano y claras. Vuelvo a recordar que no se trata de un estilo literario que brille por la forma, lo más importante es que sean textos funcionales que resuelvan una necesidad; lo que no quita que sean divertidos o desenfadados.

También es el momento de revisar las palabras clave, que estén bien integradas, que no suenen forzadas o que se repitan en exceso.

La prueba del algodón es una lectura en voz alta (aunque sea en tu cabeza), y ver cómo ha quedado. ¿Te gusta? ¡Pues adelante!.

7. Incluye un CTA

Es importante que nuestro texto tenga un objetivo, y este debe quedar claro. ¿Qué quieres que la gente haga cuando lean tu post? ¿Quieres que te den su opinión? Entonces, anímalos a visitar tus redes y empezar un debate sobre el tema. O, ¿quieres promover reservas en tu hotel? Facilítales el enlace a tu motor de reservas y recuérdales que reserven ya, que quedan pocas plazas.

8. Pule el título

Ahora sí que toca volver al título y comprobar que efectivamente ilustra el tema que hemos desarrollado. Piensa que un gran porcentaje de lectores potenciales se quedarán en el título, y si no les llama la atención, se irán a otra parte.

Podríamos escribir un post enterito explicando cómo escribir un buen título, pero las bases son que debe ser claro y directo, de una extensión de entre 6 y 9 palabras (a poder ser), y que llame la atención. Parece sencillo, pero dar en el clavo no siempre lo es.

Redactar blog empresa SEO acertar tema

Y a grandes rasgos, estas son algunas de las pautas a seguir a la hora de escribir artículos para blogs. De toda maneras, al final, y como todo en esta vida, lo más importante será tu experiencia, es decir, escribe, escribe y escribe. Siempre habrá temas que nos cuesten más y temas que nos cuesten menos, pero a base de practicar se consigue una agilidad que ayuda muchísimo a la hora de enfrentarse a ese temido folio en blanco.

En Mandarina disfrutamos mucho cuando gestionamos blogs para clientes, ya que nos hace conocerlos más, y plantearnos cosas que quizás no hubiéramos pensado antes. Y tú, ¿tienes blog de empresa? ¿escribes en él? ¿cuáles son tus trucos?. Si tienes alguna duda que no te hayamos resuelto, no dudes en pasarte por nuestras redes sociales y preguntarnos. ¡Nos leemos!

 

Eva Peñafiel
Eva Peñafiel
Comunicación y Marketing
Mandarina Brand Society Mandarina Brand Society