Cómo crear una comunidad en Facebook desde cero.

Crear comunidad desde cero nacer

Los inicios no siempre son fáciles, y tampoco lo son en las redes sociales. La primera vez que alguien se plantea crear una página de Facebook desde cero irremediablemente se enfrenta a las clásicas preguntas: Y ahora… ¿cómo lo hago para conseguir mis primeros seguidores en Facebook? ¿qué hago si nadie me sigue? ¿invito a mis amigos?.

Después de algunas batallas, de muchas pruebas y error, y charlas y más charlas con otros profesionales, hoy puedo decir que estoy preparada para dar algunos buenos consejos sobre cómo captar fans en Facebook de una forma efectiva y eficiente. Espero que os sirvan.

Optimiza tu página

Lo primero, de perogrullo pero que hay que decirlo, es que nuestra página tiene que estar hecha un pincel, perfecta. Debemos seleccionar cuidadosamente las imágenes de perfil y portada, y preparar unos contenidos optimizados que reflejen exactamente qué hacemos o qué vendemos. Y siempre en formato minimalista, que ya sabemos que los textos largos dan pereza. Es uno de los errores más frecuentes que hacen que nuestras redes sociales no funcionen, y es realmente fácil evitarlo.

Si la página explica bien lo que hacemos, quien nos busque probablemente decida seguirnos. Así de fácil. No obstante, si el mensaje es confuso o demasiado largo y complicado, casi seguro que habremos perdido los breves segundos de oportunidad que nos brindaba ese seguidor potencial.

 

Crear comunidad facebook despedir

Perfiles personales, páginas antiguas y páginas duplicadas

A continuación, y antes de lanzarnos a crear una fantástica nueva página de Facebook, es importante saber cómo estamos y con qué contamos, para no desperdiciar ninguna oportunidad. Revisar si existe un perfil personal erróneamente utilizado como empresa, si alguien ya creo esa página o si existen varias páginas duplicadas.

En el caso de que la empresa tenga un perfil personal (es una mala práctica aunque muy frecuente), se debe valorar si cuenta con seguidores de valor, es decir, personas que realmente están interesadas en la empresa/producto, o si por el contrario son amigos o conocidos que decidieron seguir el perfil por amistad. Sólo en el primer caso, vale la pena migrar el perfil personal a página, y automáticamente todos los “amigos” se convertirán en “fans”.

Por otra parte, puede ocurrir que la empresa ya cuente con alguna página creada que no se esté utilizando. Si es así, igualmente se deberá valorar la calidad y cantidad de los seguidores que pueda tener, y sólo en el caso de que estos sean de calidad implementar una estrategia de Facebook efectiva sobre esa página. Si no, borrón y cuenta nueva. Eliminamos la página y creamos una de cero.

Pero también la empresa puede haber decidido crear varias páginas redundantes (por bloquear nombres de usuario, etc.). En ese caso, y siempre teniendo en cuenta que la comunidad creada sea de calidad, se puede optar por fusionar páginas duplicadas. En ese caso, las comunidades se unificarán. No olvides eliminar las páginas que no vayas a utilizar para evitar que la comunidad se disperse.

Campañas de captación fans

Pero si no contamos con ninguna comunidad y realmente tenemos que partir desde cero, la mejor opción que puedo recomendar es lanzar una campaña de captación de fans, con su correspondiente inversión económica.

NOTA: puede no hacerse una campaña de captación de fans, y aprovechar otras herramientas gratuitas a nuestro alcance (de las que hablaré más adelante), pero en ese caso debemos ser conscientes de que la comunidad crecerá lentamente.

Invertir en Facebook es una práctica muy frecuente, y un tipo de publicidad que por el coste que supone da muy buenos resultados. Siempre y cuando se haga bien, claro.

Para ello, es fundamental conocer bien a nuestro público objetivo, es decir, saber quiénes son esas personas a las que les interesa lo que hacemos o lo que vendemos. Todas las buenas estrategias de marketing en Facebook parten de este punto, y es importante perder el tiempo que haga falta en hacer una radiografía del público, saber quiénes son, qué edades tienen, dónde están, y cuáles son sus intereses.

Una vez tenemos claro este punto, es el momento de crear la campaña poniendo mucha atención a la configuración del público. Debemos intentar incluir de la forma más clara posible todos aquellos aspectos que hemos determinado en nuestra radiografía previa.

Si hemos definidos varios públicos, tendremos que definir segmentos diferentes y optimizar la campaña (contenido y gráfica) a los gustos de cada uno. Básicamente, debemos ser capaces de saber mostrar a cada uno lo que quiere ver y cómo lo quiere ver, sólo así conseguiremos que reaccionen.

 

Crear comunidad facebook elegir

Acciones complementarias

Como comentaba en el punto anterior, es importante “atacar” con todas las herramientas que tengamos a nuestro alcance. Por ello, no debemos olvidar:

  • incluir un enlace a Facebook en la web (con un bonito y fácilmente identificable logo de Facebook)
  • incluir el enlace en las firmas de correo de la empresa si disponemos de una base de datos de clientes, plantear el envío de una newsletter
  • incluir el icono de Facebook en todos los soportes offline (folletos, anuncios, vallas, lonas, etc)
  • dar a conocer el nuevo canal entre nuestros propios empleados, los mejores embajadores posibles de nuestra marca

Todas estas pequeña acciones suman, y no hay que obviar ninguna de ellas. Además, la mayor ventaja es que la mayoría de estas acciones irán dirigidas a personas que ya son clientes, y que por tanto, ya han demostrado un interés real en nuestros productos/servicios, lo que implica que probablemente estén interesados en las novedades que podamos ofrecer a través de nuestra página de Facebook. En definitiva, nos estaremos dirigiendo a seguidores potenciales de buena calidad.

Lo que nunca debes hacer

Y para terminar, recordar algunas cosas que nunca deberías hacer. La primera y peor, el auténtico coco de las malas prácticas de las redes sociales, es comprar seguidores en Facebook. Insisto. Nunca se deben comprar fans en Facebook. ¿Por qué? Porque efectivamente el número de fans de nuestra página crecerá, pero con personas que ni nos conocen, ni saben lo que hacemos, o peor aún, cuentas vacías que de nada sirven.

Aumentar la comunidad en facebook de esta manera hace que baje la interacción global de la página, y eso puede suponer que Facebook interprete que no estamos haciendo bien nuestro trabajo, que no compartimos información de calidad con nuestros seguidores, y poco a poco nos irá penalizando reduciendo cada vez más el alcance de nuestras publicaciones.

Por otra parte, otra mala práctica que debes evitar es invitar a tus propios amigos a que sigan la página. Veamos, no tiene porque ser mala práctica si tus amigos están realmente interesados en la página. Pero si no es así, por amistad y por hacer bulto no tiene ningún sentido, ya que aunque tus amigos sean bellísimas personas, se convertirán irremediablemente en seguidores de baja calidad y empobrecerán tu estrategia de marketing en Facebook.

En definitiva, a la hora de crear comunidad en Facebook debemos elegir bien a quien dirigimos nuestros esfuerzos para que nos sigan. Y sobre todo, que más vale calidad que cantidad, es decir, vale más tener pocos seguidores de calidad, que muchos de baja calidad.

No te dé miedo crear tu página de Facebook desde cero, si haces bien tu trabajo y conoces bien a tu público objetivo, en más o menos tiempo acabará funcionando. Y si todavía no lo ves claro, siempre puedes contactarnos y te ayudaremos. ¡Nos leemos en las redes!

 

Fotos: freepik.es

 

Eva Peñafiel
Eva Peñafiel
Comunicación y Marketing
Mandarina Brand Society Mandarina Brand Society